miércoles, 13 de mayo de 2020

A VUELTAS CON LA CLÁUSULA REBUS SIC STANTIBUS



Mucho se ha hablado desde la declaración del Estado de Alarma de la cláusula rebus sin stantibus y cómo iba a influir en el cumplimiento de los contratos, ya que la práctica paralización de la actividad económica iba a tener como consecuencia que muchos particulares y empresa no puedan hacer frente al cumplimiento de sus obligaciones, y es ahí cuando podría entrar en juego la cláusula rebus sic stantibus -modificación de lo pactado por una alteración radical e imprevisible de la situación de las partes-, analizando de forma individual el supuesto en concreto.

El problema es cómo iban a interpretar los tribunales la citada cláusula que permitiría alterar lo pactado y supondría una excepción al principio de autonomía de la voluntad que rige en nuestro ordenamiento jurídico, ya que no tenemos precedentes jurisprudenciales semejantes a la actual crisis sanitaria.

Recientemente un Juzgado de Barcelona ha otorgado medidas cautelares a la mayor empresa industrial de Cataluña, el Grupo Celsa para que los acreedores no puedan, de momento, ejecutar las garantías otorgadas por el Grupo ante el vencimiento e impago de las deudas, y de ese modo el Grupo pueda conservar sus activos y seguir con su actividad económica. El Auto además estima varias medidas solicitadas por el Grupo y relacionadas con el cumplimiento de ciertas cláusulas vinculadas a la solvencia de la entidad, y ha sido acordado inaudita parte –sin dar traslado a la otra parte-.

De momento se trata de la primera resolución que se dicta en la materia, pero a buen seguro que en los próximos días habrán más Autos/Sentencias como el citado y desde ATEROL Abogados os iremos informando y analizando las consecuencias prácticas.

Ada Vázquez Enguix
Abogada Esp. DIPr

No hay comentarios:

Publicar un comentario